Es una prueba que registra la actividad eléctrica del corazón. “Cada latido produce una actividad eléctrica y con un electrocardiógrafo podemos ver cómo es esa actividad y si hay alteraciones del ritmo cardíaco”.